Guayaquil

en Fotos
Barrios Populares

IGLESIA SAN ANTONIO MARÍA CLARET
POSTALES BARRIALES
COMENTENOS SOBRE ESTE BARRIO
› Nombres:
› Correo Electrónico:
› Comentarios:

Máximo 500 caracteres
ENVIAR
Cargando Paginación...
Cargando Contenido...

Urdesa Central

Los urdesinos se sienten privilegiados al vivir en una zona residencial y comercial.

Potreros, manglares, zanjas y caminos inaccesibles formaban hace 53 años el terreno donde hoy se levanta la ciudadela Urdesa, un proyecto habitacional que provocó expectativa en los arquitectos de esa época y dio paso al crecimiento urbanístico en el norte de la ciudad.

El creador de la ciudadela fue el ingeniero Julio Vinueza, quien junto a su socio Ernesto Estrada, primer piloto comercial del país, y el constructor Jacobo Ratinoff crearon la compañía Urbanizadora del Salado S.A. (Urdesa), que adquirió la propiedad.

Vinueza relató que un sobrevuelo realizado por Estrada, quien además era su cuñado, permitió visualizar este terreno, ubicado en las riberas del Estero Salado, que pertenecía a la Junta de Beneficencia de Guayaquil (JBG).

Vinueza manifestó que la idea de crear esta ciudadela nació de la necesidad de muchas familias por obtener una vivienda en la ciudad. "Muchas de las casas antiguas en el centro se dividían en 2 ó 3 partes para tres familias”, refiere este ingeniero que construyó en 1957 una de las primeras casas en Circunvalación y Víctor Emilio Estrada, donde vivió por tres años para luego venderla al médico Roberto Gilbert.

La urbanizadora compró el terreno de 3 millones de metros cuadrados, a un valor de 15 millones de sucres, tras ganar la oferta en un remate público realizado por la JBG. El arquitecto Alamiro González, chileno, fue el encargado de diseñar el plano de desarrollo de la naciente urbanización para cinco mil familias y que pasó a llamarse Urdesa.

Viviendas con una sola planta era el diseño inicial. Luego, con el paso del tiempo –agrega Vinueza– cambiaron a gusto del propietario. En los años 1960 y 1961 la ciudadela contaba ya con varias edificaciones.

Arquitectos reconocidos como Héctor Martínez, Juan Péndola, Rafael Rivas y otros se interesaron en participar de este proyecto que ofrecía rellenos, bordillos, calles pavimentadas, canalización de agua potable, aguas lluvias y aguas servidas e instalación eléctrica.

Urdesa fue dividida en tres sectores conforme la capacidad económica del cliente. Nivel alto, medio y medio alto.

El historiador arquitectónico Florencio Compte, segundo vicedirector del Archivo Histórico del Guayas, califica el diseño de la ciudadela Urdesa como excelente.

“Era la primera vez que se hacía en el norte una especie de ciudad satélite, era residencial y contaba con todos los servicios”, agrega Compte, que vivió hasta hace casi 3 años en la zona.

Ilustres guayaquileños, como el radiodifusor José María Guerrero Valenzuela llegó a vivir hace 54 años con su familia al sector de Víctor Emilio Estrada y Ficus.

Los partidos de fútbol y béisbol que jugaban los niños en los portales de las casas, así como las tertulias entre vecinos, son un recuerdo. Hoy la avenida Víctor Emilio Estrada y calles como Las Monjas, Las Lomas, Guayacanes y Dátiles se han convertido en corredores comerciales. Bancos, restaurantes, chifas, centros comerciales, locales de diversión nocturna, supermercados y otros negocios atraen a nacionales y extranjeros.

Un caso particular es el de la calle Guayacanes, donde más de 25 locales funcionan en un tramo de cinco cuadras en esta zona residencial del norte.

Desde una tienda de abastos hasta restaurantes de comida árabe han abierto sus puertas en la calle Guayacanes, entre Víctor Emilio Estrada y la Quinta, en la cdla. Urdesa.

La mayoría de negocios están relacionados con la gastronomía.

El continuo tráfico en la calle Circunvalación terminó con la tranquilidad en la zona y algunos de los primeros habitantes se alejaron a las nuevas urbanizaciones en la vía a Samborondón.